Excelentísimo Ayuntamiento de La Guardia

Edificios notables

Restos de la Muralla y el Castillo

muralla-y-castillo

La Guardia situada en un alto, se convirtió en una defensa natural donde la gente se sentía más protegida. En consecuencia y para evitar ser presa de los musulmanes, sus pobladores en la Edad Media pensaron en construir una fortaleza y rodear la población de murallas.

Los cristianos edificaron un castillo desde el que se dominaba toda la Mesa de Ocaña. Este castillo se consideró siempre como una de sus mayores glorias, haber prestado refugio a Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. El castillo estaba armado con 5 tiros, bayesta, escopetas y otros armas menores y perteneció a los Condes de Campo-Rey.

Del castillo partían unas murallas que en su ámbito interior contenían el antiguo pueblo, denominado la Villeta, con la antigua iglesia que no existe, después denominada Sinagoga del Norte, y Actualmente conocida Ermita de Jesús.

En el siglo XVI, se constata que la muralla, construida de cal y canto, y el castillo aún existían y estaban en buen estado. Al ser abandonado en el siglo XVII por los Condes, se fue arruinando.

En el siglo XVIII, aún subsisten lienzos de la antigua muralla almenada y con tres torres muy deterioradas.

El torreón se halla situado mirando al mediodía, cilíndrico y asido al corte vertical de la colina y rodeado de cuevas. Estos restos junto con el arco de la plaza mayor de acceso a la calle Villeta, son los únicos signos actuales de ciudad amurallada.

 

Iglesia Parroquial

iglesia-la-guardia

Fue construida en diferentes épocas, pero con unidad de estilo, neoclásico. Se construye entre los años 1620 y 1640, sufriendo una ampliación del 1760 al 1765.

Se trata de un edificio de planta de cruz latina y cuenta con 8 capillas laterales. El exterior es de piedra de sillería y mampostería, con 3 arcos de medio punto que dan acceso al templo.

El altar mayor es un retablo típico del siglo XVIII, neoclásico. Existen en la iglesia dos capillas suntuosas: una dedicada a la Concepción de Nuestra Señora de Guadalupe de México, trazada y dirigida por el arquitecto Juan Bautista Monegro, por encargo del licenciado Sebastián García de Huertas, la decoración es obra del pintor de cámara de Felipe IV, Angelo Nardi; y otra capilla dedicada al Santo Niño Cristóbal.

 

Convento de Los Trinitarios

convento-de-los-trinitarios

Fue un convento perteneciente a la orden de Trinitarios Calzados que muy probablemente a finales del siglo XVII, deciden trasladarse a los extramuros de la villa y fue entonces cuando se lleva a cabo la construcción del edificio. Constaba de dos partes importantes: la iglesia y el claustro. La iglesia tenía una sola nave longitudinal en cuya cabecera se abrían dos brazos transversales formando así el crucero sobre el cual se elevaba una cúpula de media naranja sostenida sobre 4 pechinas triangulares.

Adosado a uno de los laterales de la iglesia se encontraba el claustro. En las enjutas de los arcos destacaba tallado en piedra, el escudo de los Trinitarios. La construcción del exterior es de mampostería utilizando sillería solamente en los vértices del edificio.

 

Casa de Los Jaenes

casa-de-los-jaenes
Se trata de una construcción del siglo XVII de planta irregular. Sobre el dintel de la puerta figura el escudo heráldico en el que puede leerse “Armas de Jaenes a quienes Carlos V armó caballeros de la Espuela Dorada, año 1794″.
na vez franqueada la puerta  principal se accede a través del zaguan a un patio columnado en torno al cual se organiza la vivienda. La casa está formada por dos plantas y cuenta además con una tercera planta que ocupa un lado del rectángulo, así como un sótano excavado parcialmente en la roca que se desarrolla en los lados de éste.
En 1988 pasó a ser propiedad del Ayuntamiento y ha sido restaurada en dos momentos.
Se utiliza como recinto de exposiciones y conferencias y de forma habitual, contiene un museo etnológico.
 

Pósito

posito-municipal

Edificio fundado en el año 1672 por Gabriel Muñoz de Guzmán para albergar el cereal recogido en la villa. Se encuentra situado en la Plaza Mayor.

 

Las Cuevas

cuevas

Lo más típico de La Guardia, dentro del aspecto urbanístico, son sin duda “las cuevas”, que se han mantenido habitadas hasta la segunda mitad del siglo XX. Los árabes fueron quienes construyeron las cuevas al extraer yeso del monte, y al ver que no se hundían, comenzaron a habitarlas. Las tropas más humildes que habían participado en la Batalla de las Navas de Tolosa (Jaen, 1212 y que supuso el inicio del decaimiento del poder de los musulmanes en Al-Andalus), al volver de la misma se situaron en las laderas del monte donde se hallaba enclavada La Guardia, y desde entonces se prosiguió con este sistema de viviendas excavadas en el cerro. Las cuevas guardiolas estaban situadas en la falda del cerro en el que se encuentra la localidad, formando dos pisos a lo largo del monte, entre las cuales bajaban estrechas veredas. Así se distribuía en diferentes barrios: el barrio del Castillo, la Cuesta Perejón, el barrio de La Picota, el barrio del Paseo del Norte, el barrio del Cementerio…